La actividad inmobiliaria

Medidas de impulso de la actividad inmobiliaria

El sector inmobiliario ha redactado un documento con varias propuestas para impulsar la actividad inmobiliaria, y que tienen como protagonista indiscutible al sector público (estatal, autonómico, y municipal). Las medidas no conllevan gasto público, son de fácil aplicación y están dirigidas a reducir y racionalizar la burocracia de la tramitación urbanística.

Las medidas propuestas por el sector inmobiliario son las siguientes:

1.- Que las Comunidades Autónomas se acojan al Plan de Vivienda: Es un plan de fomento del alquiler y la rehabilitación, que será renovado en el año 2017 con una aportación de 550 millones de euros. Dicho plan no puede ser aplicado hasta que cada una de las Comunidades Autónomas decida firmar el convenio y adaptarse al mismo.

El sector inmobiliario solicita que las Comunidades Autónomas tengan la obligación de adaptarse al plan.

2.- Que se reduzcan los requisitos de acceso a una Vivienda de Protección Oficial: No existen en la actualidad ayudas para la promoción, adquisición y financiación de las viviendas de protección pública, pero se continúan aplicando requisitos para los adquirentes de dichas viviendas.

El sector inmobiliario pide que se modificar el marco jurídico de las VPO a fin de adaptarlo a la inexistencia de ayudas, y descalificar las viviendas protegidas que lleven más de tres años en el mercado sin que hayan encontrado comprador. Algunos de los cambios que solicita el sector inmobiliario para aplicar en la regulación de las VPO es que puedan optar a ellas las personas que tengan un salario un poco superior al límite actual establecido, o las que hayan heredado una vivienda.

3.- Que se establezca una normativa urbanística sencilla y uniforme: Se necesita una reducción de la burocracia mediante una normativa más sencilla, ya que hay normas que se encuentran en vigor desde hace más de 40 años.

Simplificando la normativa, se conseguiría un ahorro de tiempo y esfuerzo, y haría aumentar la confianza de los inversores extranjeros.

4.-Que se reduzca el coste del suelo: Dado que el 50% del coste de una vivienda de obra nueva resulta del coste del suelo (el 25% corresponde a los impuestos y el otro 25% corresponde a los costes productivos), es necesario reducir los costes de producción que dependen del coste del suelo.

Parte del suelo finalista debe reservarse para viviendas protegidas, pero no se comienzan las obras hasta años después. Si el suelo público se traspasa a privado y se intercambia por otro suelo de similar valor pero pendiente de la tramitación urbanística se podrían evitar los retrasos mencionados. También, se podría liberalizar el suelo para evitar la especulación y su revalorización.

5.- Que se impulsen las licencias electrónicas: El sector inmobiliario solicita que se permita conseguir licencias por internet (de primera ocupación o de edificación). De esta forma, se reduciría el tiempo de obtención de dichas licencias, ya que, en este momento, el tiempo de espera se sitúa entre los 3 y 4 meses para obtener una licencia de primera ocupación.

6.- Que se impulsen alternativas de financiación bancaria: El sector inmobiliario solicita una mejora de la regulación de las vías de financiación como el crowdfunding, un mejor acceso al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) o al Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), y que las empresas del sector crezcan para que puedan buscar financiación en los mercados internacionales.

7.- Que se aumenten los incentivos fiscales: El sector inmobiliario pide crear un régimen especial para las empresas que se dedican al alquiler, que se extiendan los beneficios fiscales previstos para Sareb (gestor de los activos de los bancos rescatados) a las pequeñas empresas cuando éstas tengan plusvalías por vender activos inmobiliarios, así como que se extiendan los beneficios fiscales de las Socimis (sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria). También, requieren que se amplíe el plazo de bonificación del Impuesto de Bienes Inmuebles para las promociones que todavía no estén vendidas.

8.- Que se modifique el funcionamiento de ciertos impuestos: Los expertos inmobiliarios demandan una modificación del funcionamiento de algunos impuestos. Por ejemplo, piden que los promotores no abonen el mismo impuesto varias veces durante el proceso de construcción de un inmueble, que se unifiquen los impuestos dependientes de las Comunidades Autónomas, y que se obligue a los Ayuntamientos a una actualización del catastro cuando suba o se reduzca el valor de los inmuebles.

9.- Que se avalen los préstamos hipotecarios a las personas jóvenes: Se solicita que se implante en España dos modelos ya implementados en Reino Unido y en Francia: aportar una garantía de hasta un 20% del precio de la vivienda para que la entidad bancaria apruebe otorgar un préstamo hipotecario por un valor superior al 80% del inmueble. En Reino Unido, el Estado aporta el aval, y en Francia, el sector asegurador. En este caso, la Comisión de Infraestructuras y Urbanismo de la CEOE exige que el comprador tenga ahorrado, como mínimo, un 5% del precio de la vivienda, más impuestos y gastos de compraventa.

10.- Que se aprovechen las ayudas europeas: Los expertos piden que España solicite ayudas europeas, y que se reduzca la burocracia para solicitarlas. Existen muchas ayudas europeas y, en especial, para la rehabilitación y la eficiencia energética como, por ejemplo, el Plan Juncker o el Banco Europeo de Inversiones.