Lo que debes preguntarte para firmar una hipoteca

Lo más habitual en la compra de una vivienda es que el comprador solicite financiación bancaria. Siendo la hipoteca una decisión muy importante, es imprescindible que el comprador realice una serie de preguntas para evitar problemas futuros con la hipoteca:

1.- Las vinculaciones que exigen los bancos: Contratar productos que vinculen al comprador con el banco supone una reducción de los tipos de interés, pero el comprador debe conocer qué implica la contratación de dichas vinculaciones (si sólo obligan a abrir una cuenta nómina, domiciliar recibos, o bien obligan a contratar un plan de pensiones.)
En el momento de contratar las vinculaciones con el banco, el comprador debe preguntarse si son productos que igualmente querría contratar. También, debe valorar cómo afecta la vinculación de productos a los tipos de interés actuales y futuros. Por último, también debe comparar los precios de los productos bancarios con otras empresas.

2.- Tipos de interés: El comprador debe conocer el tipo de interés de referencia que se aplicará, y cuándo se realizará la revisión.

3.- Cláusulas suelo: El comprador debe informarse sobre si su préstamo hipotecario contiene cláusulas suelos que establecen el tipo de interés mínimo a abonar.

4.- Comisiones por cancelación anticipada parcial y total: Normalmente, este tipo de comisión asciende al 0,5% del capital que se amortiza anticipadamente dentro de los cinco años siguientes a la contratación del préstamo hipotecario, y al 0,25% en el caso de amortización después de los primeros cinco años.

5.- Comisión de apertura: La comisión de apertura suele ser del 1% del valor total del préstamo.4

6.- Dación en pago: Existen hipotecas que incluyen también la posibilidad de acogerse a la dación en pago en el caso de compra de una primera vivienda.

7.- Cláusula de compensación por riesgo de tipo de interés: Tiene por objetivo indemnizar al banco por la pérdida que éste puede sufrir en el supuesto de una amortización anticipada del préstamo. Normalmente, está cláusula se encuentra dentro de hipotecas a tipo fijo.