La posibilidad de desgravar el IBI o la factura de la luz por parte de los propietarios con pisos vacíos

Los pisos vacíos son aquellos en los que no viven inquilinos ni ocupantes, y conllevan una serie de gastos, como los impuestos, los gastos comunitarios, las facturas de agua o de la luz, entre otros. Por tanto, estas viviendas vacías conllevan una serie de gastos para poder mantenerlas en condiciones, pero no generan ningún tipo de ingreso.

La Agencia Tributaria no permitía a los propietarios desgravarse los gastos de la vivienda, pero una reciente Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha considerado que los propietarios pueden deducirse determinados gastos mientras sus pisos no son arrendados. Entiende que el hecho que “no se produzca el ingreso no excluye la contabilización del gasto y su deducción.”

Evidentemente, el pago de los gastos de la vivienda es indispensable para mantenerla en condiciones de ser alquilada. Si no se pagan dichos gastos se puede proceder al embargo de la vivienda, o las compañías de suministros pueden dar de baja los suministros. Todo ello, daría lugar a que fuera más difícil alquilar la vivienda.

Con la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, el propietario se podrá deducir ante la Agencia Tributaria los gastos que ha tenido su vivienda durante el tiempo que ha estado sin alquilar, cuando el pago de estos gastos tenga por finalidad mantenerla en condiciones de ser alquilada.

Lo establecido en dicha Sentencia se puede aplicar en el caso de personas jurídicas y también en el caso de personas físicas con viviendas en alquiler, cuya tributación se realiza en IRPF por actividades económicas.

En el caso de las personas físicas mencionadas, sí que está estipulado legalmente que se pueden deducir los intereses del préstamo hipotecario y los gastos de la reparación y conservación de la vivienda si éstos exceden de la cuantía de sus ingresos. En este caso, no obstante, dichos gastos no se podrán deducir si la vivienda no genera ingresos.