Consejos para comprar una vivienda sobre plano

La compra de una vivienda sobre plano es una forma más barata de comprar una vivienda, pero se deben seguir una serie de recomendaciones para evitar problemas.

En primer lugar, se debe conocer al promotor y saber si éste tiene experiencia en el sector Es fundamental que sepamos a quién vamos a comprar la casa, tener referencias, en qué promociones ha trabajado. Asimismo, es importante saber si es solvente o si es el propietario del suelo sobre el que se edificará, es muy importante que nos informemos sobre la situación económica de la compañía y su solvencia. Asegúrate de que la promotora cuenta con un seguro que te garantiza la devolución de las cantidades entregadas si tu vivienda no llega a construirse.

En segundo lugar, se debe revisar el contrato de compraventa, que se elevará a escritura pública ante notario en el momento de la entrega de llaves. Se debe exigir la memoria de calidades, debe leerla y entenderla. Y, si es necesario, contar pedir a un profesional técnico que se la explique. Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aconsejan asegurarse de que dichos contratos no contengan cláusulas abusivas que permitan, por ejemplo, al promotor cambiar el diseño del inmueble sin el consentimiento del comprador o las que suponen la renuncia de éste a la elección del notario.

En tercer lugar, se debe obtener una copia de los planos. El promotor puede entregarlos y, así, el comprador puede acreditar los cambios unilaterales realizados por el promotor.

En cuarto lugar, se deben realizar todos los pagos a través de transferencias para acreditar la existencia de éstos. El promotor tiene la obligación de tener una cuenta abierta que sólo puede utilizarse para pagar los gastos de la edificación y tener el dinero de los compradores.

En quinto lugar, se debe conocer el precio final de la compra, impuestos incluidos, y la fecha de entrega de llaves. Asegúrate del precio final de la vivienda.

Por último, el comprador debe exigir un aval de la promoción y un aval individual. De esta forma, se asegurarán las cantidades abonadas por los compradores (aval de la promoción), y el comprador individual se garantizará una indemnización para recuperar el dinero abonado (aval individual).

No olvides que eres un consumidor y como tal tienes derecho a exigir cierta información. A la hora de comprar una casa, podemos pedir la identificación completa de la promotora y su NIF para poder comprobar, por ejemplo, que realmente está inscrita en el registro mercantil. También debemos pedir los planos de nuestra futura vivienda, así como su emplazamiento exacto dentro de la promoción, la superficie útil, la memoria de calidades (que debe detallar los materiales empleados), el precio y la forma de pago, o la fecha de entrega.